El truco para tocar correctamente a tu pareja. Hazla venir antes de entrar


El tacto es uno de los sentidos que más sensaciones nos producen. Desde que somos niños aprendemos por medio del tacto y también demostramos cariño por medio de los abrazos o los besos, pero conforme vamos creciendo se va perdiendo el contacto físico, aún sabiendo que es algo muy importante en la pareja.



Y aunque  lamentablemente no lo hacen de forma directa, son muchos los hombres y mujeres que se quejan de que no les gusta o no sienten nada con la manera en que su pareja las toca, algo que pese a que parece simple, realmente puede provocar hasta la ruptura. Las caricias, besos y juego previo son sumamente importantes, por ello,  en esta ocasión te daremos algunos consejos sobre cómo tocar a tu pareja para hacerla llegar hasta el cielo solo con el poder de tus manos:



8. Despacio y a tu ritmo


Si no están acostumbrados a tocarse, empieza despacio y a tu propio ritmo. Dediquen de 5 o 10 minutos diarios para solamente tocarse y reconocer el cuerpo de la otra persona. Quedarán impresionados de todas las sensaciones que pueden conseguir solo utilizando la delicadeza de sus manos.

7. Tócalo con los ojos cerrados


Algo que funciona muy bien es hacerlo con los ojos cerrados o vendados. Además de que esto le pone un toque de misterio y los sacará de la rutina, también les permitirá tener las sensaciones a flor de piel. Recorran sus cuerpos; dense la oportunidad de sentir la forma de sus manos, cuello, hombros, pechos y así hasta llegar al último rincón de sus cuerpos.

6. Juega con el ritmo


Existen diferentes formas, lo que para una persona es sexy, para otra no lo es. Exploren movimientos suaves, rápidos, intensos y lentos en cada parte del cuerpo, incluso pudieran darse golpeteos, a fin de que poco a poco descubran lo que le gusta a cada uno y la conexión se vuelva mucho más profunda.

5. Los genitales…


Al llegar a los genitales, hazlo lo más delicado que puedas. Recuerda que esta es una parte muy sensible. Explóralos paso a paso, siente su textura, los pliegues y disfruta de las secreciones que te puedas encontrar. Además de que le regalarás a tu pareja unos minutos intensos de placer, la confianza y solidez de tu relación aumentará en gran medida.

4. No te limites


Si han llegado a un punto de excitación y quieren continuar con las caricias, ¡háganlo! No se limiten, la idea es precisamente esa, que lo disfruten y para hacerlo no necesariamente tienen que llegar a la penetración.

3. No solo busques dar placer, tú también disfrútalo


Las caricias son importantes, pero acariciar a otra persona no se trata solo de dar placer, sino también de sentirlo. Toca de tal manera que tú también lo disfrutes; relájate, déjate llevar y para en esas zonas que mayor excitación te provocan.

2. Usa todo tu cuerpo…


¿Quién dijo que las caricias solo se dan con las manos? también puedes hacerlo con tu lengua, los pies, los codos o los mismos genitales ¡juega con tu creatividad!

1. Disfruta de los beneficios


Los beneficios son infinitos; acariciar a tu pareja y tocarla, estimula el deseo, aumenta la excitación, el placer y crea un vínculo afectivo mucho mayor al que tienen aquellas parejas que únicamente se tocan durante el sexo o que se limitan a la penetración para conseguir un orgasmo. Es momento de que aprendan a divertirse, salgan de la rutina y conozcan mejor a la persona que tienen al lado

¡No pierdas el tiempo! Anímate a descubrir nuevas sensaciones y dar placer de otra forma que no sea teniendo sexo.

Recomendados
Recomendados