La nueva forma de dar clases en las Prepas de Japón, por eso son tan inteligentes


¿Alguna vez se te hubiera ocurrido la idea de tomar clases en un baño, y encima de todo tener la libertad de hacerlo desnudo? La realidad es que a nosotros tampoco. Eso sólo pudieron pensarlo los japoneses, que siempre buscan estar a la vanguardia en todo.



Aunque te parezca increíble en Japón la mayoría de los baños de tina públicos han sido convertidos en salones de clases de preparatoria.




Tadashi Manayama, arquitecto de 27 años y maestro en una de estas “escuelas desnudas”, declaró en una entrevista que si los chicos supieran que se imparten clases en estas condiciones se interesarían mucho más por estudiar. 



Aunque la idea surgió pensando en que los asistentes tomaran la clase sentados dentro de las tinas, los alumnos eligen si quieren desnudarse completamente, cubrirse con una toalla o quedarse vestidos, según el deseo de cada quien de vivir esta novedosa experiencia, pues la realidad es que todos los asistentes son de mente abierta.


Otro de los maestros en estos baños públicos, encargado de las clases de ajedrez, explicó que él accedió a enseñar ahí, convencido de que los jóvenes pueden estar abiertos a recibir información si se sienten cómodos y relajados.


Otra cosa que este establecimiento tomó en cuenta fue la posibilidad de romper un poco con las tradiciones tan marcadas que siempre han regido a Japón. Dejar de lado los paradigmas de seguir haciendo cosas de la misma manera, para dar paso a lo innovador y esto ha arrojado grandes resultados, ya que el nivel educativo ha mejorado considerablemente con esta práctica, esto puede explicar por qué los japoneses son tan brillantes. 





Algo que ha influido para que maestros y alumnos se sientan cómodos, ya sea impartiendo las clases o aprendiendo de ellas, es que al estar desnudos se pierde la sensación de que una persona es más importante que otra, pues no hay nada que determine el estatus al despojarse de la ropa.


La mensualidad de estas preparatorias tiene un costo aproximado de 460 yenes, equivalente a 4 dólares, e incluye acceso a las tinas y a una toalla limpia.  
Recomendados
Recomendados