Pasos para enloquecer a un hombre con un simple beso. 💋Te rogará que no pares



Ya sea que estés descubriendo a alguien, intentando conquistar a una persona especial o quieras retener a tu pareja, un buen beso siempre será de tus mejores aliados para conseguir tu objetivo.

A través de esa caricia podemos comunicarnos o intercambiar emociones que, aunque pueden ser casi imposibles de describir, son increíblemente fáciles de sentir. De un beso depende que podamos sentirnos o no atraídos por alguien, e incluso romper en un instante las expectativas que habíamos creado.


Hay besos de todo tipo: dulces, suaves, apasionados, tiernos, muy intensos… Y todos pueden demostrar o transmitir una emoción. Sin embargo un estudio reciente comprobó que los besos húmedos son los que hacen que un hombre realmente se vuelva loco.




Investigadores de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, Estados Unidos, se dieron a la tarea de descubrir cuáles eran los besos que más gustan a los chicos, y comprobaron que disfrutan más los que van acompañados con saliva. Así como lo lees: mientras haya más saliva, mayor contacto con las lenguas, y la boca esté lo más abierta posible, mejor para ellos.

Si quieres comprobar lo que dice este estudio, te vamos a compartir diez consejos que puedes poner en práctica para enloquecer a tu hombre.

10.- Aliento fresco.


No hay nada mejor para iniciar un buen beso, que tener aliento fresco y mantener la boca limpia. Así que ni se te ocurra querer practicarlo después de comer alimentos con cebolla, ajo o especies. Si no te es posible lavarte los dientes, es tan sencillo como recurrir a un chicle o a una pastilla de menta. 

9.- Cuida el momento.


Estos besos es mejor darlos ya sea al final de una cita o cuando estén completamente solos. El lenguaje corporal de tu compañero te ayudará a definir cuándo es el mejor momento para darlos, y además para disfrutarlo al máximo.

8.- Usa tu mirada.


La mirada es factor muy importante para despertar el deseo de la pareja. Fija tu mirada en la de ella; después bájala lentamente hacia la boca, acércate despacio hasta que sus labios estén a punto de tocarse. Aumenta la tensión y el deseo quedándote así unos segundos antes de besarlo.

7.-  Tómate tu tiempo.


Si inicias un beso lentamente creas mucha más expectativa y cuando llega, el placer es mucho más intenso. Busca el ángulo de tu cabeza que mejor se acomode a la de tu pareja, y separa un poco tus labios buscando que él por instinto haga lo mismo, para que ambos disfruten el encuentro.

6.- Usa las manos.


Según la posición en que se encuentren, busca que tus manos recorran su cabello, acaricien su cuello y su oreja. Si están aún separados, ponlas en sus hombros o en sus brazos para que quiera acercarse. Esto también ayudará a que sienta el deseo de hacer lo mismo contigo.

5.- Aumenta el ritmo del beso.


Después de todo lo anterior lo más probable es que la pasión haya despertado en ambos, como para que el beso tome su propio rumbo. Abre un poco más la boca y deja que tu lengua toque la suya suavemente para ir incrementando el ritmo. 

4.- Ten cuidado con la lengua.


Que el beso lleve lengua no quiere decir que la vas sacar a tal grado que se convierta en algo desagradable. Trata de que toque únicamente la de él y sus labios, eso determinará que lo enciendas o lo apagues por completo. 

3.- Cuidado con su lengua.


En estos besos apasionados es muy fácil dejarnos llevar por la emoción, y llegar a un punto en el que el deseo es tanto, que queriendo jugar y disfrutar su lengua podemos lastimarlo. No hay nada de malo en querer gozarlo, sólo ten mucho cuidado de no pasar al aprisionamiento. 

2.- Deja correr la saliva.


Ahora que el beso pasó a ser mucho más apasionado, podrán sentir mucho más la saliva de cada uno. Y aunque el punto es que el beso sea húmedo, eso no significa que deban salivar con exageración. 

1.- Disfruta y déjate llevar.


Para que ese beso sea inolvidable, nada como permitirte disfrutarlo en todos los sentidos. Puedes morderle suavemente los labios, acariciar zonas erógenas de su cuerpo y pegar tu cuerpo con el suyo, para que sepa que no sólo lo estás gozando, sino también que provoca en ti deseos de seguirlo besando.

Recomendados
Recomendados