Se quemó todo el cuerpo y su esposo la dejó. Años después Dios hizo esto por ella


Las historias de vida sirven para valorar lo que tenemos y reflexionar sobre lo afortunados que somos. Lamentablemente no somos conscientes de ello hasta que algo nos pasa, y nos abre los ojos a tal punto que soltamos el llanto. Hoy conocerás a una hermosa mujer que sufrió una de las peores cosas que le pueden pasar a alguien.  Lo que empezó como una tarde familiar terminó en tragedia.



Courtney Waldon, de 27 años, fue de día de campo con su esposo e hicieron una fogata. El ambiente bohemio, la buena comida, y sin duda la compañía era perfecta. Cuando el fuego se estaba apagando, su marido quiso reavivarlo con gasolina. Al hacer esto la llama se extendió y envolvió a Courtney, quien desesperadamente gritaba y se revolcaba en el suelo...


Por fortuna la ambulancia no demoró mucho en llegar, pero las noticias eran devastadoras. Courtney sufrió quemaduras de tercero y cuarto grados en 40% de su cuerpo. De hecho los doctores tuvieron que inducirle el coma, porque el dolor que sufría era infrahumano.




Duró 30 días inconsciente. El rostro se le desfiguró por completo. Cuando despertó se vio en el espejo y lo único que hacía era llorar por horas; su niña se sentaba junto a ella en la cama del hospital, y tomándola cuidadosamente de la mano siempre le recordaba: “Eres la mamá más bonita del mundo”.



Por si fuera poco, tras de pasar 51 días hospitalizada, de haber tenido más de 20 cirugías reconstructivas y terapia para recuperar la movilidad de los dedos, su marido la abandonó porque no soportaba verla así. “Pasé de ser la chica bonita, recién casada, con una vida maravillosa, a no ser capaz de vestirme y necesitar ayuda para todo”.


Se quedó sin trabajo, tiene una deuda de miles de dólares en el hospital y una hija a quien mantener. Courtney no tuvo más remedio que mudarse a casa de sus padres, en Georgia, Estados Unidos, y buscar la manera de salir adelante. Algo inesperado sucedió y le devolvió la esperanza que tanto necesitaba.



La comunidad de la iglesia a la que pertenecía se unió, y en un gesto de amor y de solidaridad le construyó una casa, en la que podrá ver crecer a su hija, quien es su principal motor en la vida.




Ella definitivamente no tendrá su vida anterior, sin embargo es una madre amorosa, dispuesta a darlo todo para que su niña salga adelante. Aunque no tenga respuesta al ¿por qué?, está convencida de que sobrevivió por un propósito, mismo que ansía descubrir. Comparte esta nota para que más personas conozcan su historia.
Recomendados
Recomendados